COMENTARISTAS

miércoles, 22 de noviembre de 2017

La mensajera de Elphame - Jane Hormuth



Sinopsis
Escocia, siglo xv. Ante la imposibilidad de concebir hijos con su esposa Meribeth, Alistair Mcleod, jefe de su clan, encarga a un grupo de guerreros, con su sobrino Daimh al frente, la misión de viajar a la isla de Skye para solicitar la ayuda de la famosa hechicera que vive allí. Aila nunca ha salido de la isla de Skye; la llaman bruja, hechicera, mensajera de Elphame… Posee el don de la adivinación y puede hablar con los espíritus, como con el de su abuela y mentora, Nimue, que le profetiza su destino: «Tu futuro esposo vendrá a buscarte y te llevará lejos de aquí». Cuando los guerreros Mcleod llegan a la isla, no encuentran más que resistencia en la joven hechicera para dejar Skye y acompañarlos. Pero Aila tendrá una visión en presencia de Daimh que cambiará las cosas y que hará que los destinos del guerrero y la mensajera de Elphame se entrelacen de forma mágica. Una visión que aúna el pasado de Daimh, el presente de Aila y… ¿un futuro juntos?
_________________________________________

Antes que nada, quiero comentar que esta reseña es una opinión personal e intransferible mía y solo mía. Y atención a la reseña porque es con SPOILERS.

Este libro me llegó gracias a un sorteo ganado en la página de facebook de la editorial y me hizo mucha ilusión porque la temática tenía muy buena pinta y ya había leído otro libro de la autora y me había gustado bastante como para repetir con más historias suyas.

No lo he dejado reposar mucho en las estanterías porque, como digo, me llamaba la atención. Pero no me ha gustado y quien me conozca y haya visto reseña con spoiler ya se lo habrá figurado.

Mi problema principal y fundamental con este libro tiene nombre propio y no es otro que Aila. Me ha desesperado mucho su actitud y su forma de ser y no me lo he creído. Y me explico.

Puedo entender que se haya criado aislada del mundo hasta cierto punto, porque trato ha tenido con gente. Pero no entiendo, a mi parecer, lo maleducada que es la mayoría de las veces y que todo el mundo se lo pase por alto porque 'es tan inocente'. Y no me lo creo porque en el siglo XV y en las highlands no me parece que los hombres, sobre todo, tuvieran en tanta consideración a una chica que los va insultando todo el tiempo.

Os pongo un ejemplo. Por cosas que pasan en el libro la mandan a buscar a su casa y tiene que ir al castillo del laird que reclama sus servicios. En mitad de la cena y delante de ciento y la madre (nunca mejor dicho) no se le ocurre otra cosa que insultar al laird este y no contenta con eso, cuando se le reprende su actitud ella se empecina más todavía. Este ejemplo podemos extenderlo a todo el libro.

Luego está la historia de amor entre los protagonistas. Amor por decir algo porque la primera vez que se besan ella tiene una visión de futuro (ya que es hechicera, que no lo había dicho) en la que se ve casada con Daimh y siendo dueña y señora de un castillo. Y así, tal cual se lo suelta al muchacho que tiene otros planes en mente para su vida y su futuro. Y claro, se enfada con ella y le dice que eso no puede ser porque, para más inri, lo hace delante de otros guerreros que la llevan al castillo de Alistair Mcleod. Discreción cero para la muchacha. Y no se cansa de llamarlo estúpido, idiota, y de decirle que no entiende nada. La que no entiende como no cae rendido a sus pies desde el primer momento soy yo con esas cosas tan bonitas que le dice.

La relación que va surgiendo entre ellos es muy postiza y nada romántica desde mi punto de vista. Por parte de ella es 'como he tenido la visión esto es lo que me toca así que venga vamos me caso con él y se lo voy a estar machacando hasta que acepte'. Y por parte de él 'quita bicho' pero bien que la busca de vez en cuando. No he visto química en ningún momento.

En el momento que alguien, quien sea, le lleva la contraria a ella, es un cabezón y testarudo porque no hace lo que ella dice. Porque ella es la más sabia del lugar. Lo sabe todo y nunca se equivoca. Que le dicen que no haga una cosa, por su propio bien, pues ella más empeño le pone en hacerlo. Pero los cabezones son los otros, no ella. Una cosa que me hizo gracia es que, en un momento dado, hablando con más gente cuando llega al castillo Mcleod, ella piensa que todo el mundo habla raro y que no se les entiende. ¿No será, hija de mi vida, que la que habla raro eres tu sola porque te has criado sola con una abuela que no te ha inculcado un poco de educación? O puede que la abuela hiciera lo que buenamente pudiera con ella, quien sabe.

La mensajera de Elphame está narrado en tercera persona y en pasado que no está nada mal, pero, para mi gusto, tiene demasiadas descripciones de ropas peinados, hierbas y que si corriente telúrica por aquí o malas energías por allá. Apenas hay diálogos y cuando los hay es para insultarse unos a otros. Se me ha hecho un poco tedioso a ratos y en otros momentos me daban ganas de matar a la protagonista, sobre todo cuando se encabezonaba en sus creencias criticando las creencias de otras personas y haciendo justamente lo mismo. Lo suyo era lo bueno y lo de los demás lo malo.

La mensajera de Elphame es un libro que podría haber dado mucho más de si desde mi punto de vista y ha sido una lectura que no he disfrutado.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

lunes, 20 de noviembre de 2017

La coincidencia de Callie y Kaiden - Jessica Sorensen


Sinopsis
Callie nunca ha creído en la suerte. No desde que cumplió 12 años, cuando todo le fue arrebatado. Después de que pasara lo peor, prometió que nunca se lo contaría a nadie. Ahora, seis años después, todavía lucha contra ese doloroso recuerdo que amenaza con consumirla.
Para Kayden, la única manera de sobrevivir a los maltratos de su padre es obedecer. Pero una noche, un terrible error está a punto de destrozar su vida y Callie aparece a tiempo para evitar que caiga en el abismo.
Cuando el destino les hace coincidir de nuevo en la universidad, Kayden está decidido a conocer a la preciosa chica que le salvó. Tranquila y reservada, Callie tiene miedo de dejar que otra persona entre en su mundo, pero Kayden está convencido de que Callie ha vuelto a su vida por un motivo. Sin embargo, esta vez es ella quien necesita ser salvada.
________________________________________________

A este libro le eché el ojo cuando se publicó hace algunos años, pero lo dejé pasar en aquella ocasión porque me enteré de que era saga. Hasta este verano que Nikki de Rodeada por letras nos propuso a las Librófilas hacer un amigo invisible de recomendaciones literarias. Lo único que teníamos que hacer era recomendarle a otra un libro que tenía que leer y decir si le gustaba o no.

En una primera recomendación de mi amiga invisible me tocó un libro que estaba traducido por un fan sudamericano. Y no pude pasar de unas cuantas paginas porque yo para estas cosas soy muy tiquismiquis. Lo siento, pero no lo puedo remediar.

En una segunda recomendación venía este libro y ya no le di más vueltas. Porque me apetecía leerlo. Sabía que iba a ser una historia dura pero no me esperaba que lo fuera tanto.

Tengo que admitir que me ha gustado mucho y que desde el principio me ha tenido enganchada. Pero, ¿qué clase de final es ese? ¿Veis como hago bien en esperar a leer los libros cuando ya están publicadas las siguientes partes?

He estado indagando por internet y he visto con son muchos los libros de esta saga y que Oz solo ha publicado dos. El segundo ya lo he leído porque con ese final cualquiera no sigue leyendo. TENÍA que saber qué pasaba a continuación y esperaba que el segundo tuviera un final un poco más cerrado que este primer libro. 

La coincidencia de Callie y Kayden está narrado por los dos protagonistas alternándose. Un capitulo lo cuenta Callie y el siguiente Kayden. Y los dos en presente, que es lo que me ha matado. Puesto que siguen sin gustarme ni encontrarme a gusto con ellas. Pero es un mal menor en este libro.

Tanto Callie como Kayden me han parecido muy buenos personajes, coherentes con sus situaciones y me he encariñado con ellos, aunque algunas cosas no las haya terminado de entender de sus situaciones.

Si hay que destacar un secundario ese es Seth. Me ha parecido supermono y adorable. Sé que tiene libro propio, pero no sé si lo leeré porque me parece que no está traducido.

Este ha sido un libro que me ha durado un par de asaltos porque no podía dejarlo. Además, no es muy largo lo que se agradece porque leer tanto padecimiento y sufrimiento si se alarga se hace pesado. Y eso sin contar que queda la segunda. Y una tercera.

La coincidencia de Callie y Kayden ha sido una lectura adictiva, que me ha hecho sufrir mucho con los sufrimientos de la pareja protagonista pero que también me ha dado escenas con las que he disfrutado y que son muy bonitas.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

viernes, 17 de noviembre de 2017

Besos de libro #171 Tiempo de promesas (IV)



-Ignoraba que estuvieras interesada en mis devaneos, pero te lo mostraré para que salgas de dudas.
Había más fuego en los ojos de Martín que en las profundidades del Averno cuando se abalanzó sobre Jimena sin ninguna consideración. La empotró contra la fría pared de piedra y redujo sus intentos de defensa apresándole las muñecas a ambos lados de su cabeza.
Se adueñó de su boca con una fuerza brutalmente posesiva, pero no le importó. Deseaba dar salida al suplicio padecido en todas aquellas jornadas por no poder expresar su preocupación. ¡Maldito fuera el diablo! Había procurado por todos los medios mantenerse alejado, y ahora ella hacia añicos su autocontrol mostrando el alcance de su deseo por él.
El propósito de Martín era conseguir que lo odiara con toda el alma. Esperaba que le mordiera, que le pateara. Que se debatiera con furia. Que luchara. Solo asi podría parar lo que había comenzado. Pero Jimena relajó los brazos bajo sus manos y abandonó la tensión bajo el calor de su piel. Abrió la boca para incitarle con la lengua y provocarle con los labios. Para exhalar un gemido desesperado que le hizo abandonar los restos de buen juicio que le quedaban. Liberó las muñecas para engancharse a su cuello con desesperación y adelantó las caderas.
En ese punto exacto, el mundo entero desapareció. Martín decidió que nada más importaba, salvo el contacto salvaje con Jimena. La sujetó por la nuca con una mano sin abandonar su boca, mientras con la otra rebuscaba bajo la camisa empapada la piel fría y húmeda de uno de sus pechos. Era esponjoso y tierno hasta lo impensable. La sintió temblar oír el contacto. Oyó un jadeo entrecortado cuando la aspereza de las yemas consiguió endurecer aquel delicioso pezón.
Y su sentido común regresó.
Si seguía, terminaría tomándola allí mismo, sobre el suelo duro de una cueva. Intentando saciar la necesidad que nunca vería colmada, por una mujer que no debía ser para él.
Apoyó la frente en la de ella, con la respiración totalmente descontrolada y un fuego verde en sus ojos que la dejó pegada a la pared, tan insatisfecha y excitada como él. Con los labios irritados por los besos, los pechos agitados por la pasión y las mejillas sonrosadas por la lujuria.
-Eres peligrosa para un hombre –murmuró, sin poder moverse del sitio.

Tiempo de promesasElena Garquin