COMENTARISTAS

viernes, 22 de septiembre de 2017

Besos de libro #164 Más que un verano (II)



Aria se estremeció al contemplar a otro Max, el chico del retrato, vulnerable y más triste de lo que alguna vez había visto al quarterback. Clavó sus ojos en él y, tal y como le había sucedido en su dormitorio, no pudo evitar alzar la mano y recorrer con la punta de los dedos la línea de su mandíbula.
Max se quedó muy quieto, tratando por todos los medios de mantener el control, mientras Aria trazaba el contorno de su rostro. Si bien, cuando delineó la curva de sus labios fue incapaz de continuar al margen. La deseaba de una forma en la que no había deseado a otra chica antes. Ella no necesitaba más que estar allí, frente a él, para despertar en su interior un ansia que le era imposible manejar. Ni siquiera tenía que coquetear o insinuarse para que él se consumiera imaginando que la hacía suya.
—Aria. —El nombre abandonó su boca con la suavidad de un suspiro.
Enlazó los dedos en torno a su muñeca y tiró de ella con delicadeza, esperando una señal de resistencia que no llegó, y aquello fue todo cuanto necesitó para ceder a su necesidad. Aferró su cara entre las manos y la besó. Gimió cuando sus labios se entreabrieron para darle paso a su lengua y recorrió sin descanso cada rincón de su boca. Su sabor lo inundó hasta que fue lo único que se permitió sentir. Era deliciosa y cálida, y no quería dejar de besarla nunca. Max sujetaba su rostro, mientras que las manos de Aria se aferraban a la tela de su camiseta, formando dos puños apretados. Al margen de sus bocas, ese era todo el contacto que existía entre ellos y, sin embargo, nunca se había excitado tanto con una chica.
Aria se pegó más a él y a Max se le escapó un gruñido ronco cuando sus caderas se rozaron. La cabeza empezó a darle vueltas. La imaginó en su cama, tendida sobre el edredón blanco y con la melena rubia desordenada sobre su almohada, impregnándola con su olor. Se colocaría sobre ella, presionaría su erección en el punto justo y ella gemiría, pediría más, y él le daría todo cuanto deseara.
Una de las manos de Max se trasladó espalda abajo, recorrió su columna con lentitud, y Aria no pudo evitar estremecerse de nuevo. No sabía lo que estaba haciendo. No pensaba. No había nada que pudiera hacer para resistirse mientras él continuaba lamiendo y acariciando su boca, haciendo añicos la determinación de mantenerse apartada de él. Era adictivo y también una locura. Probablemente no debería estar disfrutando tanto con aquello. Es más, no debería estar disfrutando en absoluto.
Max tuvo que hacer acopio de toda su fuerza de voluntad para separarse de ella. Unos segundos más devorando sus labios y comenzaría a arrancarle la ropa.
Suspiró y buscó sus ojos. Aria se percató de que esperaba algo, tal vez otra bofetada, pero ella no se movió.
—Bueno, no ha sido tan malo, ¿no? —señaló Max, con la respiración aún entrecortada.


Más que un veranoVictoria Vílchez

miércoles, 20 de septiembre de 2017

La razón eres tú II - Analí Sangar


Sinopsis
Otro giro inesperado del destino vuelve a poner a prueba a Noe, sin darle tiempo a asimilar los últimos acontecimientos. Mario ya no es el chico del que un día se enamoró y, aunque lo que siente por él no ha cambiado, hacer realidad los sueños que compartían ahora no depende de ella.
En Mario las dudas son constantes, los sentimientos confusos y las respuestas ausentes; lo que le hace actuar sin ninguna lógica, consiguiendo que los que siempre han estado a su lado terminen dándole la espalda. Pero lo más difícil es mantenerse alejado de Noe, pues únicamente con ella se siente vivo.
Intentar darse una nueva oportunidad no será fácil, y menos cuando Rober vuelva a cruzarse en sus caminos. ¿Seguirá habiendo un futuro para ambos cuando el pasado que les persigue hace tambalear su presente? ¿Será el amor una razón lo suficientemente fuerte como para acabar con los remordimientos y los demonios internos? ¿Podrá esta vez el lenguaje de la música rescatarlos y hacer su magia?
_________________________________________

Esta es la segunda parte de La razón eres tú, libro que ya reseñé hace tiempo en el blog y libro con el que se cierra esta bilogía.

La lectura de estos libros es muy especial para mí porque los he visto crecer prácticamente desde cero para convertirse en lo que ahora son.

Esta segunda parte me la leí por primera vez en febrero en una versión recién salida de la mente de la autora, todavía sin corregir ni editar. Para mí son muy importantes estos libros porque que una autora, Analí en este caso, cuente conmigo para que lea su libro y le diga lo que me parece y lo que yo cambiaría no tiene precio. Y si ella me quiere seguir usando de conejillo de indias con todo lo que escriba en un futuro, ya sea cercano o lejano, por mi encantada.


Pero vamos al libro. Esta segunda parte empieza justo donde lo dejamos en la primera por lo que es imprescindible leerlos por orden. No voy a contar nada del argumento porque estaría destripando cosas de la primera parte.

Si el primero estaba narrado en su totalidad por Noe y en dos tiempos, en este segundo vamos a tener dos narradores más, que son Mario y Mila y todo en pasado. Esto es un acierto por parte de la autora porque podemos tener el punto de vista de la otra parte de la pareja protagonista por parte de Mario. Pero también podemos tener una visión más neutral, por así decirlo, con la narración de Mila.

La razón eres tú está dividido en tres partes y cada una de ellas en capítulos que se irán repartiendo entre los personajes para contarnos todo lo que pasa con algunos flashbacks para explicárnoslo todo en detalle.

Se nota la pericia de la autora narrando cada vez más, ya que mejora capítulo a capítulo. Sabe lo que quiere contar y sabe perfectamente como contarlo y transmitirnos todo lo que los personajes sienten y padecen.

Es un libro en el que nos vamos a encontrar mucho drama, ya que los hechos del primero desencadenan lo que pasa en este libro, pero también tenemos a los personajes de Pedro y Jorge, la pareja como los llaman en el libro, que son los que dan el punto desenfadado la mayor parte de las veces.

El epílogo de este libro me ha parecido un cierre perfecto para la bilogía. Me ha gustado mucho que sea así, de esa forma (que no voy a contar porque lo tenéis que leer) y no de cualquier otra porque está muy en consonancia con la autora, con la historia del libro y con los personajes del mismo.

La razón eres tu II es un cierre de bilogía perfecto donde hemos conocido a unos personajes muy reales, con problemas a la orden del día. Es una lectura que te atrapa desde la primera página y sin tener un misterio que desvelar no deja que sueltes el libro hasta llegar al final. Estoy deseando leer más tuyo, Analí.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

lunes, 18 de septiembre de 2017

El verano que aprendimos a volar - Silvia Sancho


Sinopsis
Asier es un enigma. Atractivo, irreverente y descarado, es profesor de tenis durante el verano en un camping de la sierra de Madrid. El sitio perfecto donde esconderse de una realidad que le ha dado la espalda en el pasado.
Lara llega al camping para trabajar de recepcionista, y ni se imagina la tormenta de aire caliente que se producirá en su interior cuando la brisa fresca, liviana y juguetona que rodea a Asier choque con ella… y desate un deseo adictivo entre ambos.
Asier y Lara empezarán a volar juntos, sin alas y sin detenerse a pensar que pasará cuando finalice la temporada estival del camping. Pero no podrán contener el deseo de que perdure lo que parece destinado a acabar con el fin del verano.
¿Serán capaces de ganar el pulso a todos los obstáculos que se interponen en su camino y que parecen indicar que lo suyo no será más que un amor de verano?
__________________________________________________

Este libro me lo compré y lo he leído por recomendación de dos amigas con las que suelo coincidir mucho en gustos literarios. Más que recomendación fue imposición porque hasta que no lo compré no pararon. Me dijeron: 'te lo tienes que llevar y te lo tienes que leer'. Así tal cual. Y tengo que decir que me ha encantado.

El verano que aprendimos a volar nos cuenta la historia de Lara y Asier durante un verano (como bien dice el título) en un camping en el que coinciden trabajando los dos. Está narrado casi en su totalidad por Lara en primera persona y en pasado, aunque hay algún capítulo que otro contado por Asier.

Es por esto mismo que no le doy la máxima puntuación ya que me hubiera gustado tener más capítulos con su punto de vista y poder llegar a conocerlo mejor.


Ya desde el primer encuentro que tienen, en la primera página del libro, se ve que esta pareja tiene química y mucha. Me han gustado sus conversaciones con ese aire desenfadado y socarrón que tienen, sobre todo por la parte de Asier.

Y me ha gustado Asier por su forma de ser, por decir las cosas a la cara y directamente dando una imagen que está un poco alejada de lo que es y cómo se siente en esos momentos.

Lara también me ha gustado por su candidez en algunos momentos, pero sin dejarse achantar. Cuando está al lado de Asier se suelta y de una forma que consigue hasta sorprenderse a ella misma.

El libro está lleno de escenas bonitas intercaladas con otras más picantes y subidas de tono, pero siempre y en todo momento contado de una forma muy elegante.

Este es de los libros que me gusta coger cuando no tengo que madrugar porque es de los que me cuesta soltar y me dan las tantas leyendo, como así ha sido. Una vez que leí el primer capítulo ya estuve enganchada y me era muy difícil de aparcarlo a un lado y eso que ya tenía otros dos empezados.

La forma que tiene de escribir la autora, dotando de química a los personajes en un paraje como el camping en el que se van a aislar de sus realidades tanto Lara como Asier, hacer que la lectura sea adictiva. Además, ayuda mucho que la lectura sea rápida el que los capítulos sean bastante cortos.

Alrededor de la pareja protagonista existe una serie de personajes para hacer más amena (si es posible, a estas alturas, la lectura) como Natalie, que me cayó bien desde el principio y que merecería libro para ella (¿quizás con Dani?), o la familia de Lara, que cada vez que el padre o el hermano sacaban el tema de la escopeta a mí me daba la risa tonta.

El verano que aprendimos a volar ha sido una lectura muy gratificante, que me he ventilado en un par de sentadas (porque no tenía más tiempo que si no hubiera sido en una), con la que me lo he pasado en grande leyendo a estos dos incansables que no se veían hartos nunca. Y a la autora la tengo en el punto de mira para lo que escriba y publique próximamente.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg