COMENTARISTAS

domingo, 11 de diciembre de 2016

Misterio en el camino - Rocío Rueda


Sinopsis
Toledo, 1385. Alisa, muy preocupada por la salud de su hermano Juan, decide peregrinar a Santiago de Compostela, tras recibir noticias de los milagros del apóstol. Aunque sabían que llegar a su destino no iba a ser fácil, jamás imaginaron formar parte del plan secreto de una orden para recuperar una preciada reliquia. Pamplona, 2014. Teresa, oficial de Policía, investiga unos asaltos a varias iglesias del Camino de Santiago. Cuando Ana, su hija, encuentra por casualidad una pista del caso, intentará resolverlo junto con su amiga Zoe, sin saber que se verán envueltas en una lucha entre el bien y el mal que dura ya siglos. Dos historias alejadas en el tiempo, pero unidas por el Camino y sus secretos.
_________________________________

Lo primero de todo agradecer a Boolino el envío del ejemplar para que lo pudiera leer. Misterio en el camino está editado por la editorial Oxford dentro de su colección El árbol de la lectura. Y, aunque lo catalogan dentro de la serie juvenil yo lo veo más para edades a partir de 10-11 años.


El libro está narrado enteramente en tercera persona y en pasado pero los capítulos se alternan, de modo que tenemos un capitulo ambientado en 1385 y otro en la actualidad.

Tanto Alina como Ana, nuestras dos protagonistas, son chicas fuertes que luchan por lo que quieren y que no se dejan llevar por las circunstancias sino que las fuerzan para que el resultado sea el que ellas van buscando.

Misterio en el camino cuenta la historia de dos recorridos del Camino de Santiago distintos ya que tanto Alina como Ana harán el camino pero de formas y por motivos totalmente diferentes.

La novela está salpicada de leyendas y cuentos de todas las ciudades por las que pasan nuestras protagonistas, acercándonos un poco a la tradición de estos sitios.

Digo que es más adecuado para 10-11 años porque, a pesar de que me ha resultado entretenido y me ha gustado, me ha parecido muy superficial. No profundiza demasiado ni en los personajes ni en las situaciones. Tengo la impresión de que este libro a un público juvenil se le quedaría un poco corto y por eso es ideal para más pequeños.

Misterio en el camino es un libro cortito que se lee prácticamente en un rato, que está muy entretenido y que no aburre en ningún momento. Recomendado para iniciar en las novelas de misterio a los jóvenes que ya han superado Gerónimo Stilton o que empiezan con el Diario de Greg.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

viernes, 9 de diciembre de 2016

Besos de libro #127 Nueve reglas que romper para conquistar a un granuja



- Muy bien, milady, es usted una negociadora formidable. Acepto sus términos. -Se acercó a ella y continuó hablando en un tono bajo y seductor-: Entonces, ¿sellamos nuestro acuerdo con un beso?
Callie contuvo el aliento y se puso rígida ante la pregunta. Ralston sonrió al notar sus nervios. Le pasó un dedo por el nacimiento del pelo y le colocó un mechón detrás de la oreja. Ella lo observó con aquellos ojos castaños abiertos como platos y él sintió una punzada de ternura en el pecho. Se inclinó hacia ella poco a poco, como si la joven pudiera asustarse en cualquier momento, y le rozó los labios con los suyos, tocándoselos brevemente antes de que ella retrocediera y se llevara la mano a la boca.
Gabriel le dirigió una mirada sincera y esperó a que hablara.
- ¿Pasa algo? -preguntó él finalmente, al ver que ella no decía nada.
- ¡N-no! -dijo Callie demasiado rápido-. Nada, milord. Er… esto… gracias.
Él contuvo la risa.
- Me temo que se equivoca. -Ralston hizo una pausa y observó la confusión en el rostro de la joven-. Debe saber que cuando accedo a hacer algo, lo hago bien. Ese no es el beso que está buscando, ratoncita.
Callie frunció la nariz al oír el apodo que le había puesto.
- ¿Ah, no?
- No.
El nerviosismo que la embargó se hizo patente cuando volvió a jugar con la borla de la capa.
- Ah, bueno. Este no ha estado mal. Estoy bastante satisfecha con la manera en que hemos sellado nuestro trato.
- Muy amable, pero no es a eso a lo que debe aspirar -dijo él, cogiéndole aquellas manos inquietas entre las suyas, con una voz más profunda-. Ni debería irse hasta que el beso la deje satisfecha por completo.
Ella dio un tirón a sus manos, pero se rindió al ver que él no la soltaba y, en cambio, la acercaba más y le obligaba a ponerle las manos en los hombros. En ese momento, él le acarició el cuello, haciéndole contener el aliento.
- ¿Cómo debería dejarme? -preguntó con voz aguda.
Entonces él la besó. La besó de verdad.
La apretó contra su cuerpo, presionando sus labios sobre los de ella, poseyéndolos, mostrándole algo que Callie jamás había imaginado. Sus labios, firmes y cálidos, juguetearon con los de ella, tentándola hasta hacerla jadear. Él captó el sonido con su boca y aprovechó que había separado los labios para acariciárselos con la lengua, saboreándolos hasta que ella no pudo soportar la tensión. Intentó leerle los pensamientos y, justo cuando pareció que Callie no podría sostenerse sobre las piernas, la abrazó con más fuerza y profundizó el beso, cambiando la presión. Ahondando todavía más y acariciándola con firmeza.
Y ella se perdió.
Callie notó que se consumía, que necesitaba corresponder a aquellos movimientos. Sus manos parecieron cobrar vida propia y le acariciaron los anchos hombros antes de rodearle el cuello. Comenzó a buscar la lengua de aquel hombre con la suya y fue recompensada con un profundo gemido de satisfacción antes de que él la apretara con más fuerza, consiguiendo que la atravesara otra oleada de calor. Ralston se apartó levemente y ella lo imitó, pero él detuvo su retroceso cerrando escandalosamente los labios en torno a su lengua y succionándola con suavidad… La sensación hizo que a Callie se le desbocara el corazón y, al mismo tiempo, estallara en llamas.
Él tenía razón. Eso era lo que había ido a buscar.
Entonces Ralston interrumpió el beso y le recorrió la mejilla con los labios de camino a la oreja, donde capturó el suave lóbulo entre los dientes y lo mordisqueó con ternura, provocando que unos estremecimientos de placer la atravesaran desde los pies a la cabeza mientras él lamía la sensible piel. Callie oyó un gemido en la lejanía y se dio cuenta demasiado tarde de que era suyo.
Notó que él curvaba los labios junto a su oreja antes de hablar.
- El beso no terminará hasta que esté satisfecha. -La respiración entrecortada convirtió aquellas palabras en una caricia.
Él volvió a buscar sus labios, reclamando de nuevo su boca y despojándola de cualquier pensamiento con aquella intoxicante y generosa caricia. Lo único que ella quería era estar más cerca de él, que la abrazara con más firmeza. Y, como si él le hubiera leído los pensamientos, la estrechó entre sus brazos y la besó más profundamente. El calor la consumió; aquellos labios suaves y provocadores parecían saber cómo satisfacer todos sus deseos secretos.
Cuando él apartó la boca de la de ella, Callie se encontraba sin fuerzas. Las siguientes palabras atravesaron la neblina sensual que la envolvía.
- Debería dejarla anhelando…

Nueve reglas que romper para conquistar a un granujaSarah MacLean
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Diez lecciones para dar caza a un lord y que te adore - Sarah MacLean


Sinopsis
Desde que una popular revista femenina le nombra «soltero más codiciado de Londres», Nicholas St. John se ha visto perseguido sin descanso por toda mujer de la sociedad con el matrimonio en mente. Así pues, cuando se le presenta la oportunidad de escapar de la sociedad, la aprovecha sin pensárselo dos veces… y se cruza en el camino de la mujer más resuelta y condenadamente exquisita que jamás había conocido.
Hija de un gandul con título, lady Isabel Townsend tiene demasiados secretos y muy poco dinero. Aunque está acostumbrada a cuidar de sí misma, el reciente fallecimiento de su padre le ha dejado a la deriva y con la necesidad de contar con ayuda para proteger los derechos de nacimiento de su hermano. El apuesto y codiciado lord Nicholas podría ser la salvación que busca.
__________________________________________

Aquí estamos con la segunda parte de la trilogía Love by numbers de Sarah MacLean. El primero me gustó tanto que no he dejado pasar mucho tiempo para leer el segundo y el tercero caerá en breve.

Ya os conté en la reseña de Nueve reglas que romper... que me había encantado, dándole la máxima puntuación al libro y eso es muy extraño en mí ya que me cuesta porque siempre le encuentro algo a los libros por pequeño que sea que se la baja un poco.

Como me gustó tanto, decidí darle una oportunidad al segundo libro sin saber de qué iba ni quien era el protagonista. Totalmente a ciegas, sin miedo.

Y me encuentro que el protagonista en esta ocasión no es otro que Nick el hermano gemelo de Gabriel. Ya me cayó bien en el libro anterior así que en este me auguré muy buenos momentos. Como así ha sido.

Es increíble la facilidad narrativa que tiene la autora para engancharnos en sus historias para no querer dejar el libro una vez empezado. Te metes en la historia y, sin ser nada nuevo porque ya lo hemos leído muchas veces, lo único que apetece es seguir pasando páginas y capítulos para cuando te quieres dar cuenta te lo has ventilado.

La pareja que hacen Isabel y Nick me ha gustado porque hay mucha chispa entre ellos. La química fluye desde el primer encuentro. Y la ironía, el sarcasmo y la sorna. Los diálogos están llenos de retintín entre ellos. Pero no solo eso, entre Nick y Rock, su fiel amigo y compañero, también.

Isabel es una mujer de carácter, fuerte e inteligente que se ve obligada por sus circunstancias a sacar su casa y su familia adelante en contra de muchas cosas.

Hay dos pequeños detalles que no me han convencido en esta historia. Uno de ellos es el instalove. Pasa todo muy deprisa en muy poco tiempo. Quizás un poco más de maduración en tiempo no hubiera estado mal.

Y el otro es que Nick (con lo bien que me caes, ¿por qué me haces esto?) piensa en Isabel como hembra pero cuando habla con ella le dice mujer. Bien que se guarda el caballero de no decirle hembra a la cara porque podría salir con otra bonita cicatriz a juego con la que ya tiene. Tanto hembra por aquí, hembra por allí me ha gustado poco. ¿Por qué Nick, por qué?

Por lo demás, como ya he comentado, me ha gustado mucho tanto la historia como la forma de narrarla que es en tercera persona y en pasado pero teniendo como referencia a los dos protagonistas. Y esto es algo que me ha sorprendido muy gratamente porque tenemos casi a partes iguales escenas de Isabel y de Nick.

Diez lecciones para dar caza a un lord y que te adore es un libro que se lee prácticamente solo, con una historia muy bonita llena de sarcasmo e ironía, con unos personajes fuertes y luchadores que no se achantan antes las vicisitudes del destino.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg