COMENTARISTAS

viernes, 2 de junio de 2017

Besos de libro #150 Mi plan D (I)



Sus ojos verdes viajaron hacia mis labios. No pretendía besarme, ¿verdad? Yo no… En aquellos momentos deseaba que lo hiciera más que nada en el mundo. Las palabras de James eran como un ronco susurro atrayente.
—Voy a besarte ahora, Mackenzie Sullivan. Si no quieres que lo haga, solo dilo y me detendré.
Se inclinó más hacia mí.
—Dilo, Mackenzie.
Y un poco más.
—Dilo ahora.
Otro poco más.
—O ahora.
Nuestras narices chocaron. Contuve la respiración.
—Ahora ya no.
Fue extraño ese primer contacto. Electrizante, suave y efímero, un roce invisible que apenas duró unos segundos. Como si quisiera hacerme sufrir más, James se separó unos centímetros de mí, con su nariz aun rozando la mía. Era capaz de sentir cada parte de su cuerpo pegado al mío, invadiendo mi espacio vital y haciendo que mi piel hormigueara.
Abrí los ojos y descubrí que él seguía con los ojos cerrados. Los abrió despacio, disfrutando del momento. Me clavó una mirada ardiente al tiempo que evaluaba mi reacción. El hecho de que no me apartara era una señal de aprobación.
Esbozó una pequeña e imperceptible sonrisa antes de que sus manos se posaran indecisas sobre mi cadera y me besara de nuevo.
Su cintura se pegó a la mía por debajo del ombligo, haciendo que todos mis sentidos se embotaran. De repente dejé de oír, de ver, de oler… Solo el sentido del gusto seguía intacto, saboreando las curvas de su boca. Y el tacto, disfrutando de cada caricia sobre mi cadera, de cada beso.
A medida que crecía la excitación, perdí el sentido de la decencia y la vergüenza. No puede resistir el impulso de llevar mis brazos alrededor de su cuello para atraer su cuerpo hacia el mío tanto como fuera posible.
No fue un beso apresurado, ni hambriento ni desesperado, pero desde luego fue apasionado. Cuando nuestros labios se separaron y mis brazos se relajaron, mi respiración seguía agitada. James seguía acariciándome la cadera.
Había oído hablar del momento que precede al beso. Dicen que es el mejor. También del mismo instante en el que los labios se tocan, pero no tenía ninguna información sobre el posbeso. Bien, alguien tendría que escribir un libro sobre los posbesos de James Smith.


Mi plan DAndrea Smith
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

10 comentarios:

  1. Hola! Este libro me gustó mucho más de lo que pensaba y la verdad es que este fragmento me encanta :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado el fragmento, tengo ganas de leer el libro.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Tengo este libro pendiente y la verdad es que tengo muchas ganas de leerlo, así que aprovecharé a hacerlo en verano, ya que es una lectura que me pega mucho para esta época del año.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Hola! Es un libro que me llama muchísimo la atención y lo tengo pendiente así que a ver cuando lo leo ;) Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Fue una hermosa escena!! Me llevo apuntado el libro :D
    Saludos ^^

    ResponderEliminar
  6. hola la verdad que este libro ni me sonaba pero el extracto es muy tierno, tal vez mire a ver chao

    ResponderEliminar
  7. Hola!! el libro no me ha llamado la atención tras leer varias reseñas sobre el pero este beso es de alto voltaje!!

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    Libro super pendiente de mi lista! jajaja. Me faltan días...pero ojalá lo lea pronto. Además pega para este tiempo...igual le doy una oportunidad en breves.

    Un saludo y ¡nos leemos!

    ResponderEliminar

Los comentarios aparecerán después de la moderación. Déjame uno para saber qué te ha parecido la entrada. Gracias por tu contribución con la que cree este blog. Por favor, no hagas SPAM ni pongas enlaces a tu blog. Si me dejas un comentario te lo devuelvo en el tuyo. Nadie está solo no se hace responsable de los comentarios vertidos por los usuarios, tampoco de los enlaces externos que puedan dejar.